lezcanofg No hay comentarios

Sueles no tener dinero antes de que finalice el mes?. Muchas personas pasan por la misma experiencia, no una o dos veces, por lo general suelen encontrarse en esta situación la mayoría del tiempo. La mayoría de los casos se agravan cuando se perciben mayores ingresos porque la persona tiende a incrementar a mayor proporción sus gastos. Por lo que se hace necesario que se establezca una cultura de respeto al dinero, es decir que reconozcamos nuestra capacidad. ¿Cómo lo logramos?

Establecer un plan

Punto de partida es establecer un plan, o simplemente conocido como PRESUPUESTO. Es fundamental que reconozcamos nuestro ingreso real de manera que determinemos cuanto realmente podemos gastar.

Una vez definidas estas sumas, podrás definir tu ingreso discrecional. Es decir, la suma de dinero con la que realmente cuentas luego de cumplir con tus obligaciones financieras y gastos relacionados a necesidades básicas.

Reconocemos que muchas veces el extra financiamiento es una alternativa para hacer frente a esos día difíciles, y apoyamos que debas de utilizarlo pero siempre con prudencia.

Determinar metas “nuestra referencia”

Las metas no son más que una referencia de medida a las conductas adoptadas. Por lo que en este caso, nuestras metas ayudarán a medir que también estamos manejando nuestro plan o presupuesto.

Importante es que las metas sean reales, por lo que al inicio estableceremos metas bastante conservadoras como por ejemplo tratar de finalizar el mes sin solicitar financiamiento.

Recuerda que presupuestarse y planear son procesos, es decir que deben aplicarse con frecuencia para que eventualmente se perciban los resultados. Una vez se logren los primeros objetivos, se podrán establecer otros más agresivos, como lo es el ahorro.


El paso a seguir

Vivir dentro de sus limites, que no es más que controlar sus gastos en consideración a su ingreso real, es solamente el primer paso. Para su logro, como ha sido expresado previamente, esta condicionado al establecimiento de un plan o presupuesto que permita controlar y lograr metas.

Una vez se logre vivir del ingreso real, y no acudir al extra financiamiento, se procederá a definir metas al mediano y largo plazo. Ya estaríamos considerando adquisición de activos, acumulación de recursos financieros para el retiro, una jubilación tempranana, viajar, entre otros. Indiferente a cual sea su objetivo, usted debe de tener un plan para proyectar su destino final.

Nota: consulte a su asesor financiero y legal, ambos podrán ayudar a trazar ese plan de acción que usted requiere para establecer calidad de vida.

Post from Lezcano Financial Group

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *